EN OTRAS PALABRAS

Cada vez más, las organizaciones están encontrando importante traducir materiales a diferentes idiomas, ya sea para sus esfuerzos globales o para una audiencia local en evolución y para ellos precisan de los servicios de traducción sea de traductores profesionales independientes o agencias de traducción a quienes encomiendan esta importante misión.

La traducción consiste en estudiar el léxico, la estructura gramatical, la situación de la comunicación y el contexto cultural del texto en el idioma de origen, analizándolo para determinar su significado, y luego reconstruir este mismo significado utilizando el léxico y la estructura gramatical, que son apropiados para el idioma receptor y su contexto cultural (Larson 1998:3). Por eso, ¡la traducción es un arte!

Hay un gran esfuerzo en la producción de un documento en cualquier idioma: investigación, redacción, edición, corrección… pero también hay un esfuerzo titánico en la traducción del mismo documento a otro idioma.

Existe una conexión innegable entre tiempo y calidad. Algo que se ha hecho de la noche a la mañana, no espere que sea tan pulido como algo que el traductor tuvo tiempo de revisar, revisar, modificar y, además, editar.

Para empezar, tienes que asegurarte de que tu contenido fuente (texto) sea claro y preciso. Hasta cierto punto, un mal documento original podría resultar en una traducción horrible. En caso de que el contenido sea confuso, un buen traductor te pedirá que aclares lo que estás intentando comunicar. Sin embargo, es mejor que evites el uso de jerga o expresiones culturales que sólo se entienden en tu país cuando se trata de una traducción general.  (Por favor, no confundamos esto con una localización en la que el contenido del idioma de destino se adapte para transmitir con mayor eficacia un significado o connotación similar en la cultura de destino).

También es importante proporcionar al traductor los significados de los acrónimos y nombres comerciales que consideres apropiados. Otra buena idea es proporcionar al traductor algunos antecedentes de la información técnica relacionada con el documento a traducir.   Al hacerlo, permitirás que el traductor sea lo más preciso y claro posible, ya que la pieza encajará en el conjunto.

El traductor, por su parte, también debe poseer un fuerte conocimiento del idioma de origen y de destino, hacer buen uso de todas las herramientas disponibles como Internet, software de traducción y recursos en línea como diccionarios, foros, glosarios, entre otros, para apreciar y captar en el nuevo texto las cualidades estéticas del original. Las diferencias entre culturas pueden ser un desafío. Recuerda que la tarea del traductor es transmitir un único mensaje escrito en dos idiomas diferentes sin perder ni el espíritu ni la identidad.

La cuestión fundamental para el traductor será encontrar equivalentes que produzcan en el lector de la traducción el mismo efecto que el autor pretendía causar a los lectores a los que iba dirigido el texto original. Por lo que una buena traducción necesita ser fiel al original y capaz de mantenerse por sí misma para una nueva audiencia. EN OTRAS PALABRAS….la traducción es aquello que transforma todo para que nada cambie (Günter Grass).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *