LOS DESAFÍOS DE LA TRADUCCIÓN A LOS QUE SE ENFRENTAN LOS TRADUCTORES

Ser traductor es mucho más que simplemente ser bilingüe, se trata de ser capaz de interpretar y transcribir adecuadamente un mensaje, de acuerdo con su propósito y público objetivo, teniendo en cuenta no sólo los aspectos lingüísticos, sino también los factores sociales y culturales. Los desafíos a los que se enfrentan los traductores cuando traducen de un idioma a otro son innumerables y es que nunca sabemos a lo que nos vamos a enfrentar a la hora que aceptamos un proyecto.

Para poder completar una traducción confiable con éxito y precisión, se requiere un conjunto de habilidades muy específicas para superar las barreras del idioma. Para ser traductor profesional y trabajar como tal, se requiere un conjunto de habilidades muy específicas para superar las barreras del idioma.

En la actualidad hay alrededor de 7000 lenguas vivas en el mundo1, por no mencionar el número de dialectos existentes dentro de estos idiomas. Cada uno de ellos es único, con orígenes, raíces y estructura propios con su propia y compleja forma de funcionar.

Un buen traductor es también un buen lector por excelencia. Aún así, a veces el texto resulta exigente a la hora de comprender su significado porque el autor utiliza muchas figuras de lenguaje.

Ocurre que las palabras pueden tener múltiples significados, lo cual representa uno de los principales desafíos de la traducción. Usar el significado equivocado puede arruinar una frase o hacer que parezca absolutamente absurda.

Un buen traductor tiene que entender la perspectiva del autor. Especialmente en literatura o periodismo, el escritor tiene un enfoque personal. Significa entonces que los traductores tienen que ser capaces de entender y representar hasta el más mínimo rastro de sarcasmo o ironía. Esto es bastante difícil y no sólo requiere buenas habilidades gramaticales y de vocabulario, sino también de creatividad.

Otro de los grandes desafíos es que hay casos en los que una palabra no tiene un equivalente en el idioma de destino. Esto suele ocurrir en documentos legales debido a la diferente legislación y sistemas jurídicos.

Es sabido, que en cada idioma, la frase tiene una cierta estructura u orden de palabras. Por tanto no se puede aplicar el mismo patrón a los otros idiomas que obedecen reglas gramaticales totalmente diferentes. Sin embargo, hay situaciones en las que una frase larga y compleja plantea problemas de traducción, incluso para un traductor experimentado para no cambiar ni la esencia ni el sentido del texto.

En cuanto a las expresiones idiomáticas, para los hablantes nativos, no hay ningún problema cuando se trata de entender y usar ciertas frases que tienen un significado sólo cuando se usan juntas en un contexto particular. Para los traductores, esto no es tan sencillo. No importa cuán hábiles sean y cuán buenos sean sus conocimientos de vocabulario, pueden encontrar expresiones idiomáticas, o dichos, que nunca antes habían escuchado. Es entonces cuando deben hacer una exhaustiva investigación a fin de no cambiar ni la esencia ni el sentido del texto y en algún momento usar un equivalente en el idioma de destino si es que existe.

A pesar de todos estos obstáculos, poder traducir de un idioma a otro es una gran habilidad. Sin embargo, los traductores tienen que estar definidos por ciertas habilidades para poder ofrecerle un contenido de alta calidad. Para ello, siempre se recomienda que contrates los servicios de un traductor profesional o bien los servicios de una agencia de traducción quienes pueden asegurar un trabajo de alta calidad y garantizando la precisión de la traducción.

 

 

 

Referencia:

1https://comofuncionaque.com/cuantos-idiomas-hay-en-el-mundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *