TRADUCTOLOGÍA VS TRADUCCIÓN

Antes que nada, quizás lo mejor es empezar por definir lo que es la traductología y como se diferencia pero se relaciona estrechamente con la traducción.

Tanto traducción como traductología tienen construcciones léxicas similares, por lo que muchas veces llevan a la confusión entre ambas; sin embargo, son conceptos completamente diferentes.

La traductología (también conocida como estudios sobre la traducción) es la disciplina que estudia sistemáticamente la teoría, la descripción y la aplicación de la traducción y la interpretación, así como las mismas en conjunto.1

La traducción es la actividad que consiste en comprender el significado de un texto en un idioma, llamado texto origen o «texto de salida», para producir un texto con significado equivalente, en otro idioma, llamado texto traducido o «texto meta». El resultado de esta actividad, el texto traducido, también se denomina traducción.2

Dicho de otra manera, la traductología es la disciplina que estudia y analiza tanto la teoría de la traducción como el proceso de traducción. La traductología comprende muchas áreas del conocimiento como la filología, la lingüística, la terminología y la literatura comparada que se aplican a diferentes teorías de la traducción.

La traducción, por su parte, se enfoca en la expresión escrita de un determinado texto en una lengua de origen a una lengua de destino, manteniendo en todo momento el significado del texto original y todo lo que conlleva los códigos culturales.

Como vemos son dos conceptos estrechamente relacionados, pero a su vez son diferentes.

La traducción viene siendo una actividad ejercida a través de la historia como lo hemos discutido en otros artículos anteriores, y a pesar de ello, los estudios de traducción se les consideran como una disciplina nueva dada la carencia histórica de la traducción misma.

Según la doctrina, los estudios de traducción nacieron a partir de los años cincuenta en el Siglo XX. Un periodo caracterizado por la teorización de las disciplinas y por ser sumamente descriptivo y además explicativo.

Fue en esta época en donde se dio un movimiento muy revolucionario en el mundo de la traducción dado el auge de las traducciones de los clásicos de la literatura universal. Una época donde se dio un marcado cambio de mentalidad  y una mayor atención a los textos escritos, movimiento  atribuido al escritor de origen ruso, Gorky.  Es en este momento en donde nace la traductología que dicho sea de paso, hay cantidad de denominaciones para referirse a esta (ciencia de la traducción, teoría de la traducción, traducción, traductología, translatología, translémica, lingüística aplicada a la traducción y traductología) pero en resumen se refiere a los estudios de la traducción.

Fue algo tan revolucionario ya que se llegó a reconocer que la traductología está en una intensa relación con otras disciplinas – la filosofía, la hermenéutica, la antropología, la lingüística, la psicología, la pedagogía, la sociología – por mencionar algunas. Sin duda se convierte en una disciplina multidimensional.

James Stratton Holmes (2 de mayo de 1924 – 6 de noviembre de 1986) fue el pionero de la traductología moderna como diría Mary Snell- Hornby. (Snell- Hornby 2006:5)

El articulo más representativo de Homes data de 1972, siendo “The name and Nature of Translation Studies” [El nombre y naturaleza de los estudios de traducción], el cual se ha considerado el texto fundador de la traductología, indudablemente un atento al desarrollo de la traducción a nivel profesional y académico. Por supuesto, después le siguieron otros estudiosos de esta disciplina.

Según la propuesta de Holmes, la traducción se divide en tres ramas: la rama teórica, la aplicada y la descriptiva.

Conforme esta disciplina ha ido cada vez avanzando y desarrollándose, en la traductología moderna se contemplan ciertos elementos esenciales en cuanto al análisis de la traducción.

  • la equivalencia traductora: cualidad de una traducción en la que el mensaje del texto original ha sido transferido a la lengua receptora, de tal modo que la respuesta del receptor es esencialmente igual que la de los receptores originales (Nida, 1969). Su motivación es la fidelidad del texto original en relación a su traducción.
  • la unidad de traducción: Se trata del segmento mínimo textual que se puede traducir de modo unitario.
  • la invariable traductora: es una concepción que determina la naturaleza del vínculo que es lo que permanece igual en el momento de la traducción. En la traducción moderna, hablamos de la unidad de pensamiento que es un concepto muy ambiguo, por lo que el más utilizado es el “sentido”, ya que es el más preponderante: tiene un carácter no verbal, contextual, dinámico y funcional.
  • el método traductor: se trata de la forma en que el traductor se enfrenta a la totalidad del texto original para poder desarrollar el llamado proceso de traducción.
  • las técnicas de traducción: se refiere a las distintas estrategias de traducción utilizadas para poder obtener las equivalencias en microunidades textuales. Estas dependerán del contexto. Entre las más utilizadas están: la adaptación, la ampliación lingüística, el calco, la compensación, la comprensión lingüística, la creación discursiva, la descripción, la elisión, el equivalente acuñado, la generalización, la modulación, la particularización, el préstamo, la substitución, la traducción literal, la transposición y la variación.
  • las estrategias traductoras: utilizadas para la comprensión del texto original: diferenciar tipos de discurso, identificar las estructura, diferenciar ideas principales y secundarias, aplicar el razonamiento lógico, etc. Son procedimientos individuales, conscientes y no conscientes, verbales y no verbales, internos y externos
  • los problemas de traducción: se refiere a las dificultades particulares de tipo multidimensional que tiene un traductor a la hora de llevar a cabo su labor profesional de traducción. Se clasifican según: lingüísticas, textuales, extralingüísticas, intencionales y pragmáticas.
  • errores de traducción: Delisle (1993) clasifica esta noción según: falso sentido, contrasentido, sin sentido, adición, omisión, hipertraducción, sobretraducción y subtraducción. Son ideas inadecuadas y/o falsas en cuanto a la equivalencia traductora.

No basta ser bilingüe para ser un traductor profesional. Para poder desarrollar el proceso de traducción por cuestiones de conocimiento, de habilidades y  de ética  es indispensable estudiar, conocer a fondo la lengua como sistema comunicativo, respetarla y tener experiencia.

Con las exigencias hoy en día y el desarrollo que esta disciplina ha tenido,  los traductores deben desarrollar diferentes aspectos adicionales —aptitudes y actitudes— profesionales, que les permitan ofrecer más servicios y de mejor calidad y así potenciar sus posibilidades de insertarse exitosamente en el mercado laboral ya sea que decidan trabajar como traductores independientes o contactando empresas o agencias de traducción. Deben, además, estar en constante capacitación.  La traducción es algo que se aprende. No se puede improvisar y tratar de ser un traductor de la noche a la mañana.

 

 

 

 

Referencias:

1 https://es.wikipedia.org/wiki/Traductolog%C3%ADa

2 https://es.wikipedia.org/wiki/Traducci%C3%B3n

Hurtado Albir, Amparo (2001/2011). Traducción y traductología. Madrid: Cátedra.

Nida, Eugene A. (1945). Linguistics and Ethnology in Translation Problems. World

2, 194-208.

SNELL-HORNBY, M. Translation studies. An integrated approach, John Benjamins, Amsterdam-Filadelfia, 1988

VAZQUEZ AYORA, G. Introducción a la Traductología, Georgetown University Press,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *